Opción
Portada

Actualidad

Ediciónes

Búsqueda


El Presidente de la Corte Suprema absolvió al corrupto ex presidente de Ecuador

Volvió el circo de Bucaram, en medio del repudio popular

Franklin Falconí*

El escenario político en Encuador se volvió tenso luego de la providencia del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Guillermo Castro Dager, que deja libre de culpas al populista ex mandatario ecuatoriano, Abdalá Bucaram Ortíz. Los sectores de izquierda exigen la destitución del presidente de la Corte y por tanto la nulidad de lo actuado. La oposición burguesa, encabezada por el PSC y la ID, aprovecha esta circunstancia para continuar con sus intentos de destituir a toda la Corte y de retornar a la antigua hegemonía política en ese organismo. Los problemas de fondo siguen su oculto paso: el TLC, el Plan Colombia y el proyecto neoliberal a través de la denominada Ley Topo que se disute en el Congreso.

7 de junio de 2007

El payaso mayor del circo populista ecuatoriano está de nuevo en escena: canta, baila, dice malas palabras, gesticula, amenaza...

Abdalá Bucarám ha vuelto, y habrá que cuidar bien las bóvedas del Banco Central -por si acaso se le ocurre visitarlas-, mientras se hace algo para ponerlo donde realmente merece estar: ¡en la cárcel!

No es cierto que los políticos honestos, progresistas y de izquierda le teman; el sentimiento es otro: es de repugnancia e indignación. Quien sí es cierto que le teme es su ex ñaño, Álvaro Noboa, quien ve tambalear su candidatura presidencial en la que ha invertido una fortuna desde 1998.

El caso de Abdalá Bucaram no puede ser visto únicamente desde el ámbito jurídico, pues ahí existe todo un cúmulo de contradicciones e interpretaciones interesadas, que solo expresan la debilidad del sistema frente a las disputas de las distintas facciones oligárquicas. Es obvio, por ejemplo, que Bucarám tiene razón cuando dice que el Congreso jamás pudo destituirlo sin que antes haya existido un enjuiciamiento político, e incluso que él no podía ser enjuiciado penalmente sin antes existir una autorización del Congreso en Pleno. Además, ¿pueden unos cuántos diputados declarar incapaz mental a alguien?

Pero esos argumentos, por más jurídicos que sean, no tienen importancia cuando se valora políticamente lo que fue su gobierno: un espacio de raterías de la más baja calaña. El hecho de sacarse casi 14 mil millones de sucres del Banco Central en sacos de yute, momentos antes de su caída, por ejemplo, da la medida del carácter de esa administración, que no duró más de seis meses pues la lucha popular se encargó de presionar para que finalmente sea derrocado. Y, en ese sentido, cualquier mecanismo jurídico que se haya encontrado en ese momento, por más traído de los cabellos que parezca, era justo y necesario.

Es un hecho que Bucarám tejió bien su estrategia para poder saborear hoy de su triunfo. Cualquier acción que su partido ha tomado en los últimos seis años tuvo como propósito fundamental lograr su retorno, por eso, la alianza con Lucio Gutiérrez tenía como fin último lograr de él el respaldo para ese propósito. El que no lo hayan arrestado a su arribo lo demuestra.

Es evidente también que parte fundamental de la estrategia del PRE fue su participación de la mayoría que reestructuró los organismos del Estado, y entre ellos la Corte Suprema. Como hemos dicho, nada de lo que haya hecho el PRE en los últimos años ha estado lejano al propósito fundamental de lograr el retorno de Bucarám. Pero es evidente que eso no lo tenía del todo garantizado desde el inicio, ya que la conformación del máximo organismo de justicia resultó en una participación de varias fuerzas, entre ellas el PRIAN, que hoy constatamos no le gustó para nada el retorno de Bucarám. Del MPD no se puede decir que hay actuado así con el propósito de permitirle al PRE llevar a cabo su estrategia, ya que fue uno de los partidos que mayor oposición le hizo a Bucarám durante su gobierno, tanto que ahora exige la destitución del presidente de la Corte Suprema, Guillermo Castro Dager, por haber hecho lo que hizo.

Tanto el PRIAN como el MPD e incluso los independientes que estuvieron en la mayoría para integrar la Corte, lo hicieron pensando cada quien en sus propios intereses, el primero buscando crear el escenario de impunidad necesario para cuando Álvaro Noboa sea presidente, el MPD buscando golpear al Partido Social Cristiano y la Izquierda Democrática, que dominaban la anterior Corte y que eran los responsables de que, entre otras cosas, se deje en libertad a los asesinos materiales e intelectuales de Jaime Hurtado González y promoviendo a los jueces que hoy se han mostrado liderando la propuesta de destitución de Castro Dáger de la presidencia de la Suprema.

Con el retorno de Bucarám, el escenario de disputa electoral que ya arrancó hace un par de meses se vuelve más complejo para todos los actores políticos; incluso para el mismo Bucarám, que no desecha del todo la idea de un binomio con Álvaro Noboa.

Aunque ahora la mal llamada “oposición”, encabezada por el PSC y la ID tienen mejores elementos políticos para convocar a la movilización en función de la destitución de la actual Corte, la verdadera expresión popular no está tras sus planteamientos, sino tras una agenda propia, expresada en la lucha contra el TLC, el Plan Colombia, contra la ley Topo y en defensa de los derechos de los trabajadores y los pueblos.

 Franklin Falconí
Editor general del quincenario ecuatoriano Opción.

 

Actualidad

  Respuesta de la Presidenta de la UNE a las desatinadas declaraciones del Presidente Rafael Correa

  VENEZUELA, ECUADOR, COLOMBIA:SE TENSIONA ESLABÓN DÉBIL DE LA CADENA IMPERIALISTA

  1908-1985 ENVER HOXHA Y SU TIEMPO

  APORTES AL DEBATE SOBRE ECOLOGÍA

  La lucha revolucionaria y la cuestión de la democracia

  NUEVAS EXPRESIONES DE LA CRISIS MUNDIAL DEL CAPITALISMO

  LA GUERRA PREVENTIVA EN AMERICA LATINA

  Un paro estudiantil moviliza a miles de jóvenes contra el gobierno de Gutiérrez

  Volvió el circo de Bucaram, en medio del repudio popular

  Los estudiantes convierten a Quito en campo de batalla

  Entrevista a Fernando Oña Co-editor del Periódico Opción

  El proceso legal en contra de Chevron Texaco, 1993-2004

  El gobierno de Alfredo Palacio es un gobierno corrupto

  La conciencia de clase se desarrolla entre los trabajadores tercerizados

  ’Me debo al periodismo popular, y lo digo con orgullo’